Aura (arias_of_snow) wrote,
Aura
arias_of_snow

  • Mood:
  • Music:

EXO; Chanyeol/Baekhyun [De correos, centellas y polvo de estrellas, (prólogo/2)]

Título: De correos, centellas y polvo de estrellas
Fandom: EXO
Pairing: Chanyeol/Baekhyun
Rating: PG-13
Palabras: 682
Summary: Baekhyun suponía que aquel era otro de los puntos negativos de intentar buscar novio en páginas de citas por internet: uno podía pensar que había conocido al amor de su vida, pero hasta encontrarse con él cara a cara no se podía estar seguro de que el sujeto en cuestión no fuera a tener un serio problema de higiene (le había pasado), un fetiche raro con los dedos de sus manos (“los vi en tu foto de perfil y supe que tenía que conocerte”) o que, como en aquel caso, fuera a hablar como un ratón hiperactivo.
Notas: Escrito con ocasión del cumpleaños de Baekhyun (y no acabado a tiempo). Basado en un prompt que revelaré cuando esté publicado el fic completo.
Advertencia tenporal: Pendiente de revisión de gramática porque tengo sueño.




De correos, centellas y polvo de estrellas

Baekhyun se llevó la pajita verde a los labios, dándole un sorbo a su frappuccino con aire distraído. Al otro lado del cristal brillaba el sol y las aceras, que hasta hace poco habían estado cubiertas de nieve, comenzaban a llenarse ahora de familias, amigos, parejas, empezando a disfrutar por fin de la primavera.

Si era completamente sincero consigo mismo, y por mucho que tratara de convencerse de que su situación actual tampoco era tan desastrosa, él también hubiera preferido estar allí fuera en aquel mismo momento. En la calle, sí, o en el parque que había cerca de su casa, o en la biblioteca en la que sus amigos habían quedado para estudiar o, directamente, tumbado sobre la cama y mirando el techo blanco de su habitación.

En cualquier lugar, por dios, menos en aquel.

Todavía no tenía muy claro por qué no había salido corriendo de allí mientras había podido, pero de lo que sí que estaba convencido era de que el único motivo por el que aún no se había quedado dormido sobre la silla era porque la voz de su acompañante era… ¿cómo decirlo? Un poquito rechinante.

O, más bien, la cosa más estridente que Baekhyun había escuchado en su vida.

—No entiendo por qué me dejó, ¿sabes? —estaba diciendo en aquel mismo momento, mientras Baekhyun, que ya ni siquiera se estaba esforzando por parecer interesado, daba un nuevo sorbo a su bebida. Nata y vainilla, lo único relativamente bueno que había sacado aquel día—. Se suponía que éramos felices juntos. Todos los días lo acompañaba al entrenamiento de fútbol, y los fines de semana íbamos a pescar.

—Qué bien —murmuró Baekhyun, haciendo una mueca cuando el otro chico lanzó un grito muy ofendido y extrañamente parecido al chirrido agudo de una puerta vieja al cerrarse. En fotografía y por email, aquel idiota había parecido normal, guapo, incluso. Nadie le había avisado de que, no es que sólo fuese increíblemente pesado o de que estuviera obsesionado con un ex del que no paraba de hablar, sino de que, además, tenía una voz parecida a la de un gato rabioso clavando las garras en un pizarrón.

Baekhyun suponía que aquel era otro de los puntos negativos de intentar buscar novio en páginas de citas por internet: uno podía pensar que había conocido al amor de su vida, pero hasta encontrarse con él cara a cara no se podía estar seguro de que el sujeto en cuestión no fuera a tener un serio problema de higiene (le había pasado), un fetiche raro con los dedos de sus manos (“los vi en tu foto de perfil y supe que tenía que conocerte”) o que, como en aquel caso, fuera a hablar como un ratón hiperactivo.

—Solíamos ir juntos al festival de la sardina todos los años —continuó diciendo el muy idiota entonces, y Baekhyun decidió que ya había aguantado bastante por aquel día y, tras esperar a que el otro guardara silencio, se sacó el móvil del bolsillo y observó la pantalla bloqueada con una expresión de sorpresa que había ido perfeccionando a lo largo de todo un surtido de citas fallidas.

—Mensaje de mi madre —mintió en voz alta, interrumpiendo al otro chico de modo perfectamente efectivo antes de que volviera a empezar a hablar de pescadillas—. Todo esto estaba siendo… interesante, pero me necesitan en casa. Lo siento mucho, nos veremos otro día.

Baekhyun ya se había levantado, tratando de dirigirse hacia la salida antes de que a su acompañante se le ocurriera algo tan incómodo como pedirle su número de móvil cuando el otro chico lo llamó.

—Ah, oye. ¡Espera! —exclamó, y parecía ligeramente desesperado, así que Baekhyun maldijo mala su mala suerte y se giró.

—¿Sí? ¿Qué pasa?

Su cita fallida lo miró a los ojos y le sonrió.

—¿Podrías prestarme dinero para el metro? Me he quedado sin suelto pagando el café.

Si Baekhyun no le estampó el vaso vacío de frappuccino en la cara fue porque su madre lo había educado para ser un caballero respetable.

[parte 1]

.
Tags: !two-shot, fandom: exo, fic: short fics/drabbles, pairing: chanyeol/baekhyun, rating: pg-13
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 1 comment